El factor transitivo del brand

ITALIANO ESPAÑOL ENGLISH

Yeguada Marín García

img021

HISTORIA
La Yeguada Marín García se remonta al 1931, en el 1966 crece considerablemente con algunos lotes de yeguas provenientes de los Hermanos Baones. Desde el 1967 al 1981 la yeguada cambia de nombre y de propiedad, para volver luego en familia con José Luis Marín García, que la gestiona hasta el 2001, fecha en la que fallece. A partir de este triste acontecimiento se hace cargo Diego Marín, actual gestor.
A parte de la historia, queremos centrarnos aquí sobre la sustancia, que siempre ha existido. Sustancia en términos de caballos excepcionales que han contribuido a definir el prototipo actual PRE. Aquí algunos nombres: Urano y Pampero V entre los caballos, Zanzarronera y Trovadora entre las yeguas. La lista de premios recibidos por la yeguada es larga una página entera.

LA FINCA EL ZANCARRÓN
Es un lugar sencillo y muy bien organizado, los caballos pueden vivir en libertad y descansar a la sombra de un maravilloso pinar mediterráneo. Cerca de la yeguada de San Juan del Puerto y Trigueros trabaja Javier Marín Fidalgo, hermano de Diego. Es un jinete que prepara también a los caballos de la familia para las competiciones y gestiona un centro hípico.

EL PASEO
Hemos realizado un largo paseo a caballo por los alrededores de la finca con Diego Marín. La belleza de los lugares está testimoniada por las fotografías, y la de la persona es evidente por lo que aquí sigue.
Gestionar una ganadería histórica, aunque no antigua, tiene su carga de responsabilidad. Todo aquel que haya estudiado los factores de longevidad de las empresas históricas sabe que la propiedad es un “bien pasajero”, que necesita ser preservado y valorizado por el heredero que seguirá. Y es éste el factor en el que creemos que está la clave, porque una marca histórica tiene algo que otras no tienen y te permite hacer cosas que de otra forma no podrías hacer. La historia hace la diferencia. Se trata de recorridos estratificados de eventos, de elecciones y corrección de errores que hacen grande la ganadería. Tales experiencias, si llevan al éxito, permiten llevar a cabo la tarea utilizando la fascinación del brand.
La peculiaridad de estos brands históricos está en el término “retrobranding”. El retrobranding es una asignatura fascinante que estudia los factores de éxito de una correcta gestión de la propia historia.
Decíamos antes que un brand de esta portada es pasajero: se pasa de padre a hijo como un reloj de calidad, una casa de familia, los cuadros con retratos de los abuelos.
La tarea del gestor es la de recibir una herencia y de gestionarla de forma correcta para luego dejarla a los hijos. Ésto conlleva cierta responsabilidad que hace que estos negocios sean diferentes de los demás. La diferencia está en el modelo de propiedad, en el que normalmente rigen las reglas del libre comercio. Aquí la propiedad es transitiva y tienen más importancia los factores de longevidad que los de rentabilidad.

Ahora os hablo de Diego. Un gran profesional, veterinario con gran experiencia en el sector. Sobre todo una persona inteligente y un conversador culto.