Super Elegante

ITALIANO ESPAÑOL ENGLISH

Yeguada Blanca Domecq y Zurita

_cop

SITUACIÓN
Llegar es bastante fácil, al sur de Jerez de la Frontera, pasado Lomopardo, se sigue por una carretera en medio de los campos.
Pasados unos kilómetros se coge a la derecha. La cancela de la Finca habla claro. Se tratará de una visita a una de las propiedades más bonitas de la región, al nivel de las de los Bohórquez y de Álvaro Domecq visitadas en los años anteriores. La estructura es articulada pero sencilla. Alrededor de una enorme y cuidadísima plaza central se articulan los edificios dedicados a los animales y la casa de campo de la familia.
Nosotros nos ocupamos de los animales, aunque ha sido muy interesante la ojeada a la villa con su bonito jardín y la piscina en plena campiña jerezana.

BLANCA DOMECQ Y ZURITA
Blanca Domecq y Zurita por aquí, así como en toda España, es una mujer de relieve en el sector, también por el premio “Caballo de Oro” recibido en 1985, un reconocimiento de la ciudad de Jerez concedido a los mejores ganaderos y personas que se dedican al tema. En Jerez el caballo tiene la misma importancia que el vino en Bordeaux y la mortadela en Bolonia. Es un elemento imprescindible de la cultura jerezana y recibir este premio es un honor para pocos. Para las mujeres es un doble honor porque son muy pocas las que lo han recibido hasta ahora.
La ganadería de caballos es aún hoy en día un mundo de hombres, pero muchas mujeres capaces están trabajando muy bien en el sector y – según nuestra modesta opinión – en el futuro algo cambiará.

LA FINCA
En la finca Dehesa Spinola hemos encontrado a Salvador Moreno Suárez, responsable de la ganadería y del personal dedicado a los caballos. En las imágenes de este artículo vemos a los potros y caballos de la yeguada y un maravilloso enganche de seis a la larga, fotografiado en los campos alrededor de la ganadería. La finca es enorme como extensión y como tipología de cultivos. Los caballos viven en libertad con las madres hasta los tres años, luego empiezan los entrenamientos.
Entre las peculiaridades de la finca, hemos visitado el guadarnés, cuidado como si de una joyería se tratara, en el que están “aparcados” carruajes históricos de gran valor, rodeados por las guarniciones de caballería.